Trastorno obsesivo compulsivo

dia-a-dia-com-toc

http://www.amayamarcospsicologa.com

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la presencia de obsesiones, compulsiones o ambas cosas.

Las obsesiones son pensamientos, ideas o imágenes intrusivas que aparecen con frecuencia en la persona y que ésta considera inaceptables, inadecuadas o, incluso, peligrosas.

Además, estas ideas le generan al individuo muchísima ansiedad, por este motivo, la persona aprende a controlar-reducir esa angustia generada por esos pensamientos, desarrollando determinados rituales (compulsiones) para neutralizarlas.

Estos rituales o compulsiones se llevan a cabo de forma repetitiva lo que, por otro lado, condicionan de forma significativa la vida de aquélla persona que tiene un trastorno obsesivo compulsivo.

Algunos ejemplos de este trastorno serían los siguientes:

-Si no cierro y abro la puerta cinco veces, mi madre va a sufrir un accidente.

-Si no me lavo las manos tres veces seguidas, voy a contraer una enfermedad.

-Si no repito diez veces esta palabra, no voy a aprobar el examen.

Es importante decir que no siempre se desarrollan compulsiones asociadas a las obsesiones, puesto que hay diferentes tipos y grados de este trastorno.

Por otro lado, y aunque es una idea muy común y generalizada, el TOC no va siempre asociado a obsesiones relacionadas con la higiene, como hemos visto en los ejemplos, ya que también está muy asociado a ideas de responsabilidad y/o peligro.

Este trastorno suele aparecer en la adolescencia o en la edad adulta temprana y antes en los hombre que en las mujeres.

Pero, ¿por qué se produce la aparición del TOC?.

Hay diferentes teorías, pero las que destacan con más fuerza son aquéllas que coinciden en relacionar este trastorno con formas muy rígidas de educar a los hijos.

Con padres sobre protectores y/o controladores que no reforzaron a sus hijos ni les motivaron para ser autónomos, si no todo lo contrario.

Aquéllos que no atendieron las necesidades emocionales de sus hijos, aprendiendo estos a buscar algún recurso para gestionar sus miedos.

Con niños inseguros y de baja autoestima que necesitan desarrollar su propio “micro-mundo de control” para sentirse seguros.

También es cierto que no siempre se desarrolla este trastorno en su totalidad teniendo obsesiones y compulsiones a la vez.

Hay personas que tienen rasgos obsesivos o compulsivos relacionados con una forma de pensar muy estricta e inflexible, pero siempre, detrás de esto, una personalidad insegura.

Las personas que sí tienen este trastorno, sufren mucho malestar en su día a día.

Desarrollan altos niveles de ansiedad y, por consiguiente, depresión, ya que no son capaces de controlar los pensamientos que les invaden constantemente y acaban realizando rituales eternos para casi cada acción que realizan a lo largo del día.

Algo que termina afectando a su vida personal, familiar y laboral.

Si tienes este tipo de trastorno y no consigues neutralizar esas obsesiones, sería muy recomendable que te pusieras en manos de un psicólogo puesto que, es un trastorno de ansiedad que puede trabajarse de forma muy efectiva en terapia, consiguiendo muy buenos resultados.

http://www.amayamarcospsicologa.com

 

 

 

Anuncios

Feliz año nuevo

ano-nuevo_103

http://www.amayamarcospsicologa.com

Os deseamos un Feliz 2018.

Que este año esté lleno de buenos momentos.

Seamos nosotros mismos, a través de nuestra actitud positiva, los que consigamos esos momentos llenos de alegría, amistad, amor y compasión.

“Una persona feliz no tiene un determinado conjunto de circunstancias, sino un conjunto de actitudes”.-Hugh Downs.

http://www.amayamarcospsicologa.com

Verdades y mitos sobre el suicidio

5suicidio

http://www.amayamarcospsicologa.com

El suicidio es la primera causa de muerte no natural en España. Al día, se producen 10 muertes por suicidio en España, aunque esta tasa es mucho más baja que en otros países de la Unión Europea.

Son cifras muy alarmantes, pero, en realidad ¿qué sabemos del suicidio?.

Cuando hablamos con algunas personas sobre este tema tan delicado, lo primero que nos encontramos es uno de los grandes mitos que lo rodean: “La persona que dice que se va a suicidar, no lo hace”. FALSO.

Es importante tener claros todos estos mitos en relación al suicidio por si, en algún momento de tu vida, te ves rodeado de alguna persona que pueda estar valorando quitarse la vida, saber detectarlo.

  1. Las personas que dicen que se van a suicidar no lo hacen. Totalmente falso. El 80% de las personas que se quitan la vida, en algún momento transmitieron la idea de no poder más con su situación personal e, incluso, la ideación suicida a algún familiar, amigo o personal sanitario.
  2. Las personas que se suicidan es porque quieren llamar la atención. Falso. Aquél que se quita la vida no lo hace como llamada de atención si no como consecuencia de algún trastorno mental, de adicciones o por ser la única salida posible que es capaz de ver, en ese momento, a sus problemas.
  3. Las personas que se suicidan son unos cobardes. Falso. No se puede calificar como cobarde ni como valiente a alguien que decide terminar con su vida puesto que esa persona no lo hace como acto de valentía ni como todo lo contrario. Como hemos comentado y, debido a la ausencia de ayuda para gestionar sus problemas, no encuentra otra salida y, desde hace tiempo, ha desconectado de su realidad personal, familiar y laboral.
  4. Toda la gente que se suicida es porque está muy deprimida. Completamente falso. Hay muchos trastornos que están asociados al suicidio como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, los trastornos de personalidad y, por supuesto, la acumulación de malestar, tristeza y carencia de habilidades y recursos para solventarlos. No hace falta estar deprimido ni tener un trastorno diagnosticado para llegar a suicidarse.
  5. Si intenta suicidarse y falla, es porque no quiere quitarse la vida. Falso. Hay que tener muchísimo cuidado con las tentativas de suicidio. Muchas personas fallan por falta de métodos o información, no por no ser capaces de quitarse la vida.
  6. Hablar sobre el suicidio fomenta las intenciones de suicidarse. Falso. Es fundamental hablar del tema con la mayor tranquilidad y naturalidad posible para poder descubrir cuáles son los motivos que le están llevando a esa persona a no querer seguir viviendo y, así, poder buscar la ayuda necesaria.
  7. Sólo se suicidan las personas que no tienen recursos económicos. Completamente falso. Los suicidios se producen en todos los niveles socio económicos.

Como podemos ver, hay ideas fundamentales a tener en cuenta a la hora de poder detectar y ayudar a alguien que quizá ha pensado en suicidarse.

Es un tema muy delicado que, en caso de detectarse, es urgente y necesario derivar a profesionales de la salud como médicos, psiquiatras y psicólogos.

Sobre todo, en caso de identificar ideación suicida en alguna persona, ofrécele tu apoyo sin juzgar para que pueda expresar su malestar y acompáñale a buscar la ayuda necesaria.

http://www.amayamarcospsicologa.com

FELICES FIESTAS

Blog-felices-fiestas-1024x682

http://www.amayamarcospsicologa.com

Desde el Gabinete de Psicología Amaya Marcos, os deseamos que paséis unas Felices Fiestas al lado de todos vuestros seres queridos y que estos días sean momento de felicidad, alegría y celebración.

Aprovechemos estas fechas para estar cerca de todas las personas que siempre tenemos a nuestro lado y, en la medida de lo posible, ayudemos a los más necesitados; a aquéllos que no son tan afortunados en cualquier época del año. Tu granito de arena siempre cuenta.

Recordemos que los animales son seres vivos y no juguetes. No regales una mascota si no se tiene asumido que será parte de la familia y habrá que darle cuidado y amor durante muchos años.

FELIZ NAVIDAD!.

http://www.amayamarcospsicologa.com

¿Cómo se consigue darle más sentido a nuestra vida?

frases_para_cuando_estes_triste4.jpg

http://www.amayamarcospsicologa.com

¿Cuántas veces te has preguntado hacia dónde vas, cuáles son realmente tus objetivos o si estás siguiendo el camino correcto para alcanzarlos?.

Es más, en casos en que tu estado de ánimo es más bajo, ¿no te has planteado el sentido de tu vida y cómo podrías darle una vuelta de 360 grados?.

Todas las personas, en algún momento de su vida, se cuestionan su existencia, sus metas, sus motivaciones y un largo etcétera, pero, ¿cómo dar ese giro cuando todo esto no nos está haciendo feliz o no es como realmente deseamos?

Como decía Víktor Frankl: “Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino”.

Y efectivamente, así es. La actitud ante las circunstancias es algo absolutamente nuestro que nadie, jamás, nos podrá arrebatar.

¿Por tanto, cómo trabajamos a nivel emocional y cognitivo para que esa actitud sea positiva?

  1. Pregúntate si lo que estás haciendo en el momento presente te está ayudando a acercarte a lugar en el que quieres estar mañana. Si no es así, debes pararte a pensar y cambiar de estrategia puesto que, siguiendo ese camino, no llegarás a conseguir tus objetivos.
  2. Arriésgate. Puedes equivocarte y rectificar, con el aprendizaje que eso conlleva, pero, de lo que seguro te arrepentirás en el futuro es de no haberlo intentado. Incluso las malas decisiones y los errores nos ayudan a crecer y, a veces, nos posicionan en lugares que no pensábamos nos iban a gustar o a satisfacer.
  3. Mantén una actitud positiva ante la vida. Esto no significa ser ingenuo o ciego ante los problemas. Significa afrontarlos de forma objetiva sin negar su existencia, pero sabiendo que sí tienen solución y que tú puedes encontrarla sólo o buscando ayuda en tu círculo familiar, social o, en casos más complicados, ayuda de un profesional.
  4. Piensa que el momento actual es sólo eso, un momento. Es transitorio y más largo o más corto, pero no es el futuro, no es tu futuro, es una parte de tu vida y un proceso que llegará a su fin y te habrá dejado un gran aprendizaje.
  5. Sé generoso y agradecido. Expresa a la gente que tienes cerca lo que te preocupa, pero, también, lo que te aportan. Dales las gracias por su tiempo, por escucharte, por estar ahí y diles que les quieres. Es muy importante expresar las emociones y, cuando lo hacemos, se fomenta el amor y la empatía y se generan en el otro esos mismos sentimientos.
  6. Escribe lo que pasa por tu cabeza. Ayuda muchísimo a aclarar tus ideas y, en los momentos de desánimo, contribuye e identificar los estímulos que generan malestar. Además, al ser una técnica narrativa, ayuda a gestionar las emociones.

Siguiendo estos sencillos pasos puedes contribuir de una forma muy potente a que tu actitud sea más positiva y, por tanto, tu día a día cobrará mayor sentido.

Para empezar a motivarte, te dejo algunas frases que te van a ayudar a pensar en positivo:

“Una persona feliz no tiene un determinado conjunto de circunstancias, sino un conjunto de actitudes”.-Hugh Downs.

“Una actitud positiva provoca una reacción en cadena de pensamientos, eventos y resultados. Es un catalizador y desata extraordinarios resultados”.-Wade Boggs.

“El gran descubrimiento de mi generación es que un ser humano puede alterar su vida al alterar sus actitudes”.-William James.

“Si no te gusta algo, cámbialo; si no lo puedes cambiar, cambia la forma en que piensas sobre ello”.-Mary Engelbreit.

http://www.amayamarcospsicologa.com

 

¿Cómo influye el estilo de apego en tu relación de pareja?

parejas-sorpresa

http://www.amayamarcospsicologa.com

En anteriores entradas hablamos del apego. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de Apego?

Explicamos en qué consiste y cómo puede condicionarnos en el futuro.

Pues bien, una de las formas donde nuestro estilo de apego se muestra con más claridad, es en las relaciones de pareja.

Considerando que el estilo de apego es el vínculo afectivo más primario y aquél que el bebé adquiere durante su primer año de vida, es lógico pensar que pueda afectar a la hora de relacionarnos con nuestras parejas.

¿Pero por qué el apego es tan importante?. Porque a través de ese vínculo, el bebé aprende a cubrir una necesidad fundamental: la seguridad emocional, algo que le proporciona autoestima, cuidado, aceptación y amor.

Si esas necesidades son cubiertas durante la infancia, el adulto tendrá un estilo de apego seguro. Si no han sido cubiertas, o sólo ha recibido alguna de ellas y no en todas las ocasiones requeridas, el adulto tendrá un estilo de apego inseguro, bien ansioso, bien evitativo.

La persona con un estilo de apego seguro tiene una vida emocional, social y afectiva más estable, además de tener un nivel mayor de autoestima, algo que se ve reflejado en sus relaciones de pareja, puesto que afrontan los conflictos con calma, Empatía y comunicación eficaz. Comunicación Eficaz en Pareja

Además, no se sienten invadidos por un alto nivel de intimidad en la pareja.

Asumen el compromiso como una parte necesaria de las relaciones y se sienten cómodos en pareja y también sin ella.

Son personas afectuosas, que además expresan muy bien sus necesidades y que saben ofrecer apoyo emocional a sus parejas.

Aquéllas que tienen un estilo de apego inseguro-ansioso, poseen un nivel de Autoestima y de autonomía más bajo, puesto que son más inseguras. Tienen una mayor necesidad de estar en pareja para no sentirse solos puesto que, cuando permanecen solteros, se sienten incompletos.

Además, cuando están en pareja, presentan cierta inestabilidad emocional, con cambios en su estado de humor, debido a miedos y dudas en cada conflicto o desacuerdo, que sólo se calman con aprobación, cariño y comunicación constante.

Para este tipo de personas, las relaciones requieren un alto grado de esfuerzo y energía a nivel emocional puesto que se mueven, constantemente, en una necesidad de compromiso y cercanía y, a la vez, de miedo a la ruptura o abandono por parte de sus parejas.

Las personas con un estilo de apego inseguro-evitativo, se caracterizan, principalmente, por el miedo a la intimidad y al compromiso dentro de una relación de pareja. Para ellos, este nivel de cercanía les produce incomodidad y ansiedad, por tanto, lo evitan todo lo que les es posible.

Les cuesta mucho comunicarse y expresar sus Emociones, así como aceptar, entender y recoger las de su pareja. No tiene esas habilidades, (¿Qué son las Habilidades Sociales?), por lo que se sienten incómodos en situaciones de cercanía e intimidad.

Cualquier discusión de pareja, sea por un tema importante o por una cuestión banal, para ellos es de vital importancia y lo luchan hasta el nivel máximo puesto que representa una forma de poner límites a su pareja y no dejar que se traspase esa barrera que les protege de la intimidad y el compromiso.

Por todo esto, es importante saber identificar tu estilo de apego y ver así cuáles son tus necesidades dentro de una relación de pareja.

Es también fundamental poder saber qué estilo de apego tienen aquéllas personas que, a lo largo de tu vida, vas conociendo como posibles futuras parejas y comprobar si, por su estilo de apego, podrían cubrir tus necesidades dentro de una relación amorosa.

http://www.amayamarcospsicologa.com

 

 

 

 

Decir lo que pensamos dentro del marco del respeto

El-respeto-es-clave-para-que-una-sociedad-permanezca-unida.jpg

http://www.amayamarcospsicologa.com

¿Qué es más efectivo, la capacidad comunicativa y expresiva o la asertividad que permite respetarnos y respetar las opiniones del otro?

En realidad, una cosa sin la otra no tienen mucho sentido. Tan importante es saber expresar nuestras opiniones, como hacerlo dentro de un marco de respeto, donde se aceptan, de forma asertiva, las ideas del receptor.

Ésta es una habilidad social más, muy útil y necesaria, para poder relacionarnos de forma efectiva, como las ya comentadas en la entrada sobre ¿Qué son las Habilidades Sociales?

Conseguir esta habilidad comunicativa representa la Asertividad en su máxima expresión.

Cómo podemos contribuir a la hora de expresar nuestro diálogo con seguridad y, a la vez, mostrar respeto por el diálogo de nuestro interlocutor:

  1. Nuestro tono de voz tiene que ser firme, relajado, afectivo y bien modulado.
  2. La mirada tiene que ser sincera, expresar interés y mirar a los ojos.
  3. En cuanto a nuestra postura, los adecuado es que sea relajada, tranquila y siempre hacia la persona que habla.
  4. Por último, nuestras manos se moverán relajadas, naturales y con movimientos acogedores hacia el otro.

De las misma forma que, cuando alguien no se quiere a sí mismo es complicado que pueda querer a otro de una forma sana, si una persona no se respeta a sí misma tendrá más problemas a la hora de respetar a los demás, en cualquier área vital.

Relacionado con la comunicación y con las habilidades explicadas, una persona que no se quiere ni se respeta a sí misma, que duda de sus propios pensamientos y presenta una baja autoestima, seguramente, a la hora de mantener una conversación con otra persona y enfrentarse a argumentos totalmente contrarios a los suyos, es muy probable que acabe alterándose y ofendiéndose ante ideas que no se asimilan a las suyas.

Es muy importante saber qué derechos asertivos tenemos puesto que, teniéndolo claro, la comunicación nos resultará más sencilla, efectiva y respetuosa.

Algunos de ellos son los siguientes:

  1. Tengo derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
  2. Tengo derecho a tener y expresar mis propias opiniones.
  3. Tengo derecho a pedir información y aclaraciones.
  4. Tengo derecho a detenerme y pensar antes de actuar.
  5. Tengo derecho a experimentar y expresar mis propios sentimientos, así como a ser su único juez.
  6. Tengo derecho a decir “no” sin sentir culpa.
  7. Tengo derecho a pedir lo que quiero.
  8. Tengo derecho a tener mis propias necesidades y que estas sean tan importantes como las de los demás.
  9. Tengo derecho a no satisfacer las necesidades y expectativas de otras personas y comportarme siguiendo mis propios intereses.
  10. Tengo derecho a no anticiparme a los deseos y necesidades de los demás y a no tener que intuirlos.
  11. Tengo derecho a protestar cuando se me trata injustamente.
  12. Tengo derecho a sentir y expresar el dolor.
  13. Tengo derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.
  14. Tengo derecho a elegir entre responder o no hacerlo.
  15. Tengo derecho a cambiar de opinión o a cambiar mi forma de actuar.
  16. Tengo derecho a no tener que justificarme ante los demás.
  17. Tengo derecho a cometer errores.
  18. Tengo derecho a hacer menos de lo que soy capaz de hacer.
  19. Tengo derecho a tener éxito y superarme, aun superando a los demás.

Cuando conseguimos interiorizar todos estos derechos asertivos y hacerlos parte de nuestra forma de vida y experiencia vital, resulta muchos más sencillo ser asertivo, comunicarse de forma efectiva y tratar al otro con el respeto que se merece, aquél con el que desearíamos nos trataran a nosotros mismos.

http://www.amayamarcospsicologa.com

 

¿Por qué la empatía es tan importante?

empatia2

http://www.amayamarcospsicologa.com

En anteriores entradas hemos hablados de la Empatía.

Pero, realmente, ¿por qué es tan importante poder y saber empatizar con el otro?.

Cuando una persona está pasando por un mal momento, tiene algún problema personal, laboral, familiar o de pareja y busca un amigo o compañero para mantener una conversación y, como solemos decir, “desahogarse”, si la otra persona no le presta atención, si no practica la escucha activa ni le mira a los ojos o, si hace todas estas cosas pero, al final, le comenta que no entiende lo que le está pasando, probablemente la otra persona se sienta igual o incluso peor que antes de explicarle su problema.

Hay personas que sí saben escuchar de forma activa, pero no tienen la capacidad de comprender aquéllas situaciones por las que ellos no han pasado o entender los problemas que no ha experimentado.

Es muy importante decir que no es necesario haber experimentado la situación concreta que le esté ocurriendo al otro, para poder ponernos en su lugar, entenderle y prestarle el apoyo que pueda necesitar, en ese momento concreto.

Como ya hemos explicado en otras entradas, la Inteligencia Emocional es fundamental para desarrollar empatía. Nos ayuda a entender, identificar y gestionar nuestras emociones y las del otro, por este motivo, es mucho más fácil que alguien con un buen nivel de inteligencia emocional, pueda empatizar con nosotros.

¿Qué ocurre cuando una persona, ante cualquier situación, no siente esa empatía y no es capaz de ver ni entender lo que le ocurre al otro?. Más específico aún, ¿qué ocurre cuando una persona no siente culpa ni remordimiento ante el daño causado y no entiende ni empatiza con el otro, aunque le vea sufrir por sus propias conductas?.

En este caso, podríamos identificar a esa persona como alguien con rasgos de psicopatía, entendida como lo contrario a la empatía.

Se considera psicopatía a la incapacidad para sentir dolor, culpa o remordimiento, por el daño o sufrimiento causado al otro.

Este tipo de personas, aunque cometan un acto que dañe al otro, no podrán ver ni empatizar con su sufrimiento. No serán capaces de sentirse culpables por el dolor causado y, mucho menos, sentirán arrepentimiento ni pedirán disculpas.

Así, podemos ver, de nuevo, la importancia de saber empatizar con las personas.

Tan dañino es un exceso de empatía que sólo nos llevará a hacer nuestros los problemas del otro, como la psicopatía, que nos hará fríos e insensibles ante el sufrimiento ajeno.

http://www.amayamarcospsicologa.com

 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de Apego?

apego-y-relacion-de-pareja

http://www.amayamarcospsicologa.com

 

¿Nunca te has planteado por qué hay niños extrovertidos que se van con cualquier miembro de la familia y otros que lloran si desaparece la madre de su círculo de visión?.

O ¿por qué hay miembros de una pareja que son más independientes y necesitan su espacio, mientras que otros prefieren hacer casi todo en compañía de su pareja?.

Pues bien, además de otros factores como la genética, se debe al sistema de apego que se haya adquirido durante la infancia. Se considera un vínculo emocional que el niño desarrolla con sus padres o cuidadores.

Este apego será seguro o inseguro en base a la respuesta de los padres o cuidadores durante esa etapa. Si los padres están presentes, si le dan cariño, le refuerzan y motivan, los niños adquirirán un estilo de apego seguro.

Si, por el contrario, son padres que no suelen estar presentes, que no se comunican con el niño, que le gritan y/o no le prestan atención, que no le estimulan para que pueda hacer cosas por sí mismo, su sistema de apego será inseguro, bien ansioso o bien evitativo.

Lo fundamental para que un niño desarrolle un sistema de apego seguro, es que sus padres le proporcionen, ante todo, cariño y seguridad. Esto hará que el pequeño crezca sin miedos, considerándose una persona querida e importante que desarrollará una buena autoestima.

Por supuesto, el sistema de apego que se ha adquirido en la infancia, influye en la forma en la que nos relacionamos y en el tipo de pareja que escogemos y, por supuesto, en cómo interactuamos con ella.

Las personas con apego seguro suelen sentirse más cómodos con parejas con su mismo estilo de apego, aquél que no se siente incómodo con la relación, ni con un buen nivel de intimidad.

Tienen capacidad para resolver los conflictos con calma y empatía y no suelen sentirse atacados por su pareja cuando esta comete algún error y le ofende.

Su sistema de apego les ha convertido en personas lo suficientemente seguras como para saber que todo ser humano se compone de virtudes y defectos, que puede equivocarse y expresar algo de forma incorrecta y no interpretarlo como algo personal.

Por el contrario, las personas inseguras no actúan de esta forma.

Las evitativas se sienten incómodas con un nivel de intimidad alto. Necesitan su espacio constantemente y sí se toman los conflictos como algo personal, pasando a ver la peor parte de su pareja en cada discusión.

Las ansiosas, por su parte, tienen un alto nivel de dependencia hacia su pareja. Cada discusión supone un momento de miedo y dudas sobre si la relación se terminará o no. Suelen idealizar a la pareja puesto que, al sentirse seguras a su lado, se convierte en una figura de referencia para su bienestar emocional.

Ambos, el evitativo y el ansioso, son estilos de apego inseguros, que suelen emparejarse entre sí por infinidad de motivos, entre ellos porque, al ser las relaciones más complicadas para este tipo de personas, suelen estar solteros más tiempo.

Además, porque el sistema de apego de estas personas se activa al relacionarse con su opuesto y eso, muchas veces, tiende a confundirse con amor, cuando sólo es un sistema de apego activado, como le ocurre a un niño cuando su madre sale de la habitación en la que se encuentran.

Por otro lado, porque las personas seguras tienen más habilidades para que su relación de pareja funcione y, por tanto, están mas tiempo emparejados.

El tema de los sistema de apego es complejo y extenso, por lo que requiere tratarlo en posteriores entradas.

http://www.amayamarcospsicologa.com

 

 

¿Qué significa ser valiente?

valentía.jpg

(Sé valiente, incluso si no pretendes serlo)

http://www.amayamarcospsicologa.com

Ser valiente es tener la capacidad para superar los miedos o los retos y superarse.

Es la capacidad para afrontar las situaciones más complicadas, poniéndonos a prueba y aprovechando la situación para crecer a nivel personal.

Sin el reconocimiento de nuestras miedos y la decisión firme de superarlos, no existiría la valentía, por tanto, el primer paso para comenzar a ser valiente es preguntarse ¿qué te da miedo realmente?. ¿A qué tienes miedo?.

¿Qué diferencia existe entre miedo y coraje?.

“Solía decir que había una diferencia entre la valentía y el coraje. Valentía era hacer algo peligroso sin pensar. Coraje era caminar hacia el peligro, a sabiendas de los riesgos”  Gayle Forman.

En la valentía podría haber un trasfondo de demostrar algo, bien a uno mismo, bien a los demás, que lo diferenciaría del coraje.

¿Qué podemos hacer para conseguir ser valientes y afrontar nuestros miedos?. Además de reconocerlos e identificarlos, como ya hemos comentado:

  1. Es muy útil practicar técnicas de relajación y respiración que nos ayuden a afrontar nuestros miedos desde la calma y no desde la ansiedad.
  2. Analizar la situación  y buscar posibles alternativas.
  3. Cambiar nuestros diálogo interno. En vez de decirnos que no podemos y que la situación nos va a superar, repetirnos que es posible y que somos capaces.
  4. Visualizar nuestro objetivo.
  5. Pasar a la acción.

Si aún así, no lo consigues, seguramente te sentirás mejor contigo mismo y volverás a intentarlo, puesto que, las emociones y sensaciones que produce el hecho de intentar superar nuestros miedos, son adictivas para el cuerpo y la mente.

A medida que lo vayas intentando, será más fácil conseguir tu objetivo y te sentirás mucho más realizado contigo mismo.

http://www.amayamarcospsicologa.com