Triángulo dramático y cómo salir de él

triangulo_dramatico

http://www.amayamarcospsicologa.es

Nunca te has preguntado por qué hay relaciones de pareja que funcionan de forma natural y armónica y otras que parecen realmente complicadas, o por qué cualquier otro tipo de relación personal (amistad, laboral, etc), en un principio parece fluida y, más tarde se convierte en insoportable…

La explicación la vamos a encontrar en el triángulo dramático de Karpman. Este nos dice que hay muchas personas que adoptan un rol en las relaciones que las va a transformar en bastante complicadas.

Estos roles serían el de perseguidor, salvador o víctima y, todos ellos estarían empañados por una parte de manipulación, normalmente inconsciente.

Una gran parte de los conflictos en nuestras relaciones se debe al hecho de haber adoptado uno de estos roles, ya que ninguna de ellas es recomendable ni produce consecuencias positivas.

Vamos a ver en qué consiste cada uno de ellos:

  1. Perseguidor: persona que critica y juzga absolutamente todo lo que le rodea, siendo siempre la vida, los demás o el mundo los responsables de todo lo que le ocurre, quitándose así la responsabilidad propia. Persona inflexible ¿Eres Flexible? Creencias y Flexibilidad e intransigente que genera mucha rabia y frustración Función de las Emociones en el otro. Necesita que reconozcan su autoridad constantemente.
  2. Salvador: aquél que se preocupa en exceso por todo y todos en detrimento suyo, prestando ayuda incluso sin que se la pidan, asumiendo así un papel de responsabilidad y necesidad para los demás. Persona sacrificada y que evita los conflictos sin sentirse nunca reconocido por los demás.
  3. Víctima: el que se queja constantemente y requiere del otro para que le soluciones sus problemas. Indefenso y susceptible. Incapaz de salir sólo de las dificultades.

Una vez que has identificado cuál sería tu rol, la forma de salir del mismo sería la siguiente:

  1. El perseguidor tiene que asumir la responsabilidad de sus enfados y entender que no puede controlarlo todo, además de saber que tener siempre la razón es imposible y, sobre todo, que el término razón es algo subjetivo. Tendría que aprender a ser asertivo. Asertividad.
  2. El salvador tiene que aprender a decir NO, a poner límites y a hacerse cargo de su propia vida y no de la de los demás, para poder salir de la dependencia que genera el rol de salvador, nada positiva para ninguna de las dos personas que entran en juego en la relación. Tendría que aprender a ser empático. Empatía.
  3. La víctima necesita fomentar la seguridad y confianza en sí misma, trabajando la autoestima Autoestima y mejorando sus habilidades sociales ¿Qué son las Habilidades Sociales?, sin esperar que los demás le digan lo que debe hacer en cada situación. Necesita ayuda y compasión constantemente. Tendría que aprender a ser responsable.

Al final, todos vivimos alguna relación caracterizada por este tipos de conductas donde el otro con el que nos relacionamos está asumiendo, a su vez, otro tipo de rol al relacionarse con nosotros.

Si te sientes identificado, pero no sabes salir de ese “triángulo”, puede serte de ayuda contactar con el profesional de la psicología que identifique en qué rol te estás moviendo, por qué y para qué te está sirviendo y cómo poder salir de él.

http://www.amayamarcospsicologa.es

Anuncios

Nueva Dirección

cropped-logoencabezadotwitter1.png

 

http://www.amayamarcospsicologa.es

A través de esta entrada queremos comunicaros el cambio de dirección del Gabinete de Psicología amayamarcospsicologa.

A partir de ahora podréis encontrarnos en la Calle Gran Vía número 40, 5ª planta, metro Callao, líneas 3 y 5 de metro de Madrid.

Os esperamos.

http://www.amayamarcospsicologa.es

 

 

 

 

Pacientes con alto nivel de resistencias

resistencias

http://www.amayamarcospsicologa.es

El proceso de comenzar una terapia es largo y pasa por diferentes fases.

Antes de decidir ponernos delante de un psicólogo para tratar aquéllo que nos está generando malestar, el paciente valora diferentes cuestiones y, sobre todo, da mucho peso al hecho de sentirse preparado, algo fundamental para poder afrontar el proceso terapéutico.

No obstante, y aún cuando la persona ha decidido que es el momento de empezar esta nueva aventura, nos encontramos con pacientes que, teniendo claro que quieren aprender a entender y a afrontar lo que les está ocurriendo, no son capaces.

¿Qué estaría ocurriendo en estos casos?.

Aquí estaríamos hablando de pacientes con grandes resistencias al cambio.

¿Qué significa esto?: aquéllos pacientes que experimentan una gran angustia, miedo y bloqueo ante su propia evolución personal.

Son personas que están motivadas para el cambio, pero que, por su contexto, historia de vida y su personalidad son incapaces de avanzar.

 Ya lo decía Schopenhauer: “El cambio es la única cosa inmutable”.

¿Qué factores son los que pueden estar contribuyendo a esa resistencia al cambio?:

  1. Costumbre y rutina que facilitan, a pesar de la consciencia del malestar, a seguir dentro de la zona de confort.
  2. Incertidumbre y miedo a lo desconocido.
  3. Miedo al fracaso, a no querer/poder asumir todas consecuencias que conlleva un cambio, debido a la poca confianza que el paciente tiene en sus propias habilidades y competencias.
  4. Disonancia con nuestras creencias, valores o esquemas mentales, asociados, muchas veces, a distorsiones cognitivas o ideas irracionales muy instauradas que dificultan el cambio de ese pensamiento y, por tanto, el cambio de la conducta.
  5. Falta de motivación.
  6. Atribución externa; pensar que los cambios se producirán por algún tipo de causa externa a nosotros, por circunstancias de la vida o colaboración de otras personas, sin la introspección necesaria de saber que el cambio viene motivado por un cambio única y exclusivamente personal.

¿Cómo se puede vencer esa resistencia al cambio?.

  1. Fijando metas y objetivos bien definidos, de forma clara, concisa y sencilla.
  2. Encontrando y analizando aquéllas razones que nos hagan entender que el cambio es necesario puesto que, hasta ahora, la línea de acción que se estaba siguiendo no nos estaba proporcionando buenos resultados.
  3. Analizar si, realmente no sabemos, no podemos o no queremos movilizarnos. Todas estas variables son fundamentales para el cambio, pero hay que prestarle mucha atención al no querer, puesto que, si no estamos convencidos de querer salir de nuestra zona de confort, será complicado que consigamos otros resultados.
  4. Hacer un ejercicio personal de autoconsciencia y conocimiento de sí mismo. En este punto, la terapia psicológica resulta muy efectiva y ayuda muchísimo a aquéllas personas que tienen dificultades a la hora de tomar decisiones y movilizarse ante los conflictos personales.
  5. Trabajar, también con la ayuda de un psicólogo, esas distorsiones cognitivas e ideas irracionales que se han instaurado a lo largo de nuestra historia de vida y que están imposibilitando que avancemos.
  6. Analizar qué hay detrás de esos miedos a las consecuencias y al fracaso.
  7. Trabajar la autoconfianza, seguridad y autoestima.
  8. Planificar y organizar el cambio haciéndose responsable de él y de las consecuencias positivas y negativas que pueda llevar asociadas.
  9. Dejar de lado el victimismo, el diálogo negativo y la queja que sólo nos posicionan en una perspectiva donde nos agotamos a nosotros mismos, al otro y, además, no nos permitan movermos de nuestra posición, ya que la queja y el victimismo sólo tienen una función de desahogo e inmovilización

Aunque ya lo hemos comentado en varios apartados, este es un trabajo personal importante que, la mayoría de las veces, requiere de la ayuda de un profesional de la psicología.

Cuando una persona está decidida a cambiar, pero no lo consigue y no sabe realmente por qué, el psicólogo juega un papel fundamental para descubrir con el paciente qué está pasando, por qué y para qué está funcionando de esa forma concreta.

Es un ejercicio terapéutico complejo, pero muy enriquecedor que ayudará al paciente en el presente y futuro personal.

http://www.amayamarcospsicologa.es

Feliz Año Nuevo

2019

http://www.amayamarcospsicologa.es

Desde el Gabinete de Psicología amayamarcospsicologa te deseamos un Feliz 2019, esperando que sea un año maravilloso y lleno de momentos inolvidables.

Ojalá que en este año que entra consigamos escuchar noticias más alentadoras que se basen en el amor, el respeto, la no violencia, compasión y civismo.

Y si consideras que hay algo que te está impidiendo lograr tu estabilidad personal y emocional, estaremos encantados de poder ayudarte a conseguirlo. (Terapia Psicológica)

Feliz año nuevo.

http://www.amayamarcospsicologa.es

 

Dependencia emocional en las relaciones de pareja

dependecia emocional

http://www.amayamarcospsicologa.es

Cuando hablamos de dependencia emocional nos estamos refiriendo a aquéllas personas que presentan un miedo destacado a la soledad, entendiendo que no podrán ser felices sin una persona a su lado.

Una necesidad extrema de tener pareja.

Una baja Autoestima. Siendo personas que no se quieren a si mismos, no se valoran e, incluso, tienen una imagen muy negativa de ellos mismos.

Una clara prioridad a la pareja dejando de lado sus necesidades e, incluso, sus opiniones.

Un miedo intenso a la ruptura, pensando que no conseguirán elaborar de forma óptima el duelo por la separación.

Una clara necesidad de agradar a los demás para sentirse querido y reconocido.

Una búsqueda constante de pareja tras la ruptura, asociado a esa incapacidad de ser felices sin una relación amorosa.

Idealización de la pareja, mediante la cual sólo consigue ver lo positivo de la misma y continuar, de forma constante, en la etapa del enamoramiento.

Normalmente, las relaciones de personas con una marcada dependencia emocional, suelen caracterizarte por idas y venidas, es decir, por constantes rupturas con la pareja, tras discusiones sonadas y posteriores reconciliaciones.

Además, estas personas suelen buscar parejas que puedan cubrir alguna carencia afectiva familiar, como la falta de vínculo o apego. (¿A qué nos referimos cuando hablamos de Apego?). Normalmente, suelen buscar la seguridad y protección que no han tenido, aunque no suelen conseguirlo debido a esas carencias que arrastran de su etapa infantil y su forma de concebir la relación, mediante la fusión con el otro. (¿Cómo influye el estilo de apego en tu relación de pareja?).

Cuando nos encontramos con un paciente que reúne estas condiciones, consideramos adecuado trabajar con él o ella estos aspectos:

  1. Reconocimiento de la dependencia emocional, ya que no es sencillo para la persona darse cuenta de la forma en la que se está relacionando con sus parejas.
  2. Desmontar los mitos del amor romántico. Estas personas suelen tener idealizada la relación de pareja, a través de libros, películas y distorsiones cognitivas muy arraigadas, que hacen que interpreten la relación de una forma muy absorvente y poco adaptativa.( Amor para toda la vida).
  3. Reconocimiento de la necesidad de cariño y de aprobación por parte del otro, debido a la baja autoestima que presentan.
  4. Reconocimiento de la necesidad de agradar a los demás para sentirse queridos.
  5. Mejora de la autoestima y de la valoración de una mismo.
  6. Fomento de su propia vida, de apoyos familiares y sociales y ocio personal.

Este artículo se ha publicado en http://www.mundopsicologos.com. Si quieres consultarlo a través de esa plataforma, puedes hacerlo a través de este link: https://www.mundopsicologos.com/articulos/dependencia-emocional-en-las-relaciones-de-pareja.

http://www.amayamarcospsicologa.es

 

Felices Fiestas

felices fiestas

http://www.amayamarcospsicologa.es

Desde el Gabinete de Psicología amayamarcospsicologa, os deseamos que paséis unas felices fiestas al lado de vuestras familias y amigos.

Que sean unos días llenos de felicidad y de compartir, esperando que este espíritu se prolongue a lo largo de todo el año.

Si tenéis que desplazaros, por favor, sed prudentes por vosotros mismos y por aquéllos que también tienen que conducir para ver a sus seres queridos.

Esperando y deseando que el 2019 y todos los años que siguen, consigamos erradicar la violencia, en todos sus sentidos y que no haya más muertes indeseadas.

Felices Fiestas para todos y todas.

http://www.amayamarcospsicologa.es

Ir a terapia es de Valientes

ser-valiente

http://www.amayamarcospsicologa.es

Valiente se define como la persona que tiene un carácter decidido y se enfrenta a las situaciones difíciles y peligrosas con valentía o valor.

Llevar a cabo un proceso terapéutico no es peligroso (salvo cuando nos encontramos con algún paciente con ideación suicida (Verdades y mitos sobre el suicidio) y sabemos que su vida corre peligro, pero esto es harina de otro costal y harto delicado), pero lo que sí requiere es un gran acto de valor.

Cuando mis pacientes me dicen que no pueden con sus problemas, que se sienten inseguros, que no son capaces de afrontar sus miedos, (¿A qué tienes miedo?), etc, yo siempre les contesto lo mismo: ” a terapia sólo vienen los valientes, aquéllos que son capaces de enfrentarse a lo que les duele y tener el valor de contarlo y trabajarlo delante de un psicólogo”.

Y es así realmente, porque todos tenemos nuestros miedos, nuestros problemas, carencias, ansiedades, dificultades, etc. A veces estas nos condicionan la vida y otras veces no pero, cuando alguien se encuentra en el primer caso, no siempre busca ayuda y, la mayoría de las veces, por mi experiencia, se debe a no sentirse capaces de hablar y muchos menos, cambiar, aquéllo que les está generando dolor.

Porque el primer paso de una terapia es la palabra, así es. Para empezar a trabajar hay que empezar a hablar, a contar, y no, eso no siempre es fácil. No es fácil enfrentarse a esas palabras que nos recuerdan aquéllo que tanto dolor nos causó y que trae de inmediato Emociones asociadas que nos generan dolor.

Puede ser un Duelo, puede ser depresión, un abuso, un trastorno de ansiedad (¿Para qué nos sirve tener ansiedad?), de alimentación o Trastorno obsesivo compulsivo y así un largo etc, pero hay que tener mucho valor para sentarse un día delante de un desconocido y hablar, conocer, entender, procesar, integrar y curar aquello que compartimos con nuestro psicólogo.

Reconocer lo que nos quita la calma es fácil. Trabajarlo dentro de un Proceso Terapéutico y conseguir vivir con ello de forma adaptativa y equilibrada es muy distinto.

Por eso dedico esta entrada a todos mis pacientes que cada semana que sientan delante de mi a enfrentarse a sus miedos, a compartirlos conmigo, a avanzar en su proceso y a ser muy muy valientes.

http://www.amayamarcospsicologa.es

 

Estrenamos página web

http://www.amayamarcospsicologa.es

Buenas tardes a todos,

Después de las vacaciones y tras reincorporarnos a la rutina diaria, estrenamos página web, que esperamos sea de vuestro agrado.

Os animo a echarle un vistazo y a comentar opiniones.

8577a1a997e61cef0d9c8f3f1fc49f3f

Gracias a todos y feliz semana.

http://www.amayamarcospsicologa.es

¿Qué significa ser egoìsta?

egosimo

http://www.amayamarcospsicologa.com

Como bien explica la foto de nuestra entrada, ser egoísta significa vivir por y para uno mismo, pensado de forma exclusiva en el propio bienestar aunque esto implique algún tipo de perjuicio para el otro.

El egoísmo es una conducta aprendida a través de una educación basada en al inseguridad y la desconfianza.

Cuando un niño es criado en un contexto de amor, apego seguro, protección y motivación, es mucho más complicado que acabe desarrollando conductas egoístas en sus etapas vitales futuras.

Las conductas egoístas, como decimos, ya provienen de la infancia. El niño se ha visto obligado a pensar en él de forma exclusiva porque no había nadie que estuviera disponible para prestarle atención.

Además, y por este motivo, aprende también que no puede contar con nadie cercano cuando lo necesita, algo que, por un lado generará a una persona muy autosuficiente, pero, por otro, alguien excesivamente individualista, carente de Empatía y que no tendrá facilidades en las relaciones personales ni en las habilidades sociales (¿Qué son las Habilidades Sociales?) ya que no ha tenido que hacer uso de ellas en la infancia para solventar sus problemas, pedir ayuda o expresar su malestar.

 

nuestra responsabilidad

 

De la misma forma que no somos responsables de la educación que hemos recibido durante nuestra infancia, puesto que es algo aprendido, sí lo somos en la etapa adulta, si cualquiera de nuestras conductas puede estar causando algún perjuicio a otra persona o a nosotros mismos.

El egoísmo se puede tratar en consulta con resultados muy positivos trabajando la empatía, la flexibilidad (¿Eres Flexible?) y las distorsiones cognitivas asociadas a nuestras conductas egoístas.

http://www.amayamarcospsicologa.com

 

 

Cuidarse a nivel Biopsicosocial

biopsicosocial

 

http://www.amayamarcospsicologa.com

Cuando atravesamos etapas complicadas en la vida, esos momentos que identificamos como “complicados” o que sabemos que nos están generando malestar, nuestro primer recurso, para encontrar una solución, es acudir al médico de cabecera para explicarle lo que nos está ocurriendo, esa “dolencia” que nos está complicando la vida.

Pasado algún tiempo, si solo utilizamos este recurso, empezamos a comprobar que aquéllo no era suficiente, puesto que no estamos consiguiendo un estado de salud óptimo.

¿Por qué ocurre esto?. Evidentemente, seguro que hay varios factores, pero los más importantes son aquéllos que se refieren a no tener en cuenta un abordaje Biopsicosocial del problema. Esto quiere decir, proporcionarnos un cuidado a todos los niveles que nos puedan estar afectando. Una solución holística y completa.

¿Cómo conseguimos esto?. Fundamental la atención por los diferentes profesionales que podamos necesitar.

Si nuestro problema tiene que ver con ansiedad o con un bajo estado de ánimo, por ejemplo, además de acudir a nuestro médico de cabecera, como ya hemos comentado, tendremos que buscar la ayuda de un psicólogo que nos enseñe a gestionar las consecuencias derivadas de nuestro problema.

Es importante acudir a terapia para entender qué nos está ocurriendo y aprender a desarrollar las estrategias necesarias para poder afrontarlo.

Con esto, estaríamos cubriendo el cuidado a nivel -psico-.

En muchos casos, además de esa parte, el médico de cabecera puede considerar necesaria la prescripción de algún medicamento que nos ayude a controlar la sintomatología asociada.

Pero no podemos olvidar la parte -bio- ni la parte -social-.

En relación a la primera, es fundamental pararse a pensar cuánto y cómo me cuido.

¿De qué forma me estoy alimentado, llevo una dieta equilibrada, hago cinco comidas al día, estoy utilizando la comida para cubrir la ansiedad, …?.

Además, debo plantearme ¿cuánto duermo, cuido mis horas de sueño, es éste reparador o no, cuánto tardo en dormirme, …?.

El psicólogo podrá ayudarnos con pautas de prevención e higiene del sueño.

Muy importante contemplar si tenemos hábitos de vida saludables, como practicar algún deporte, evitar la vida sedentaria y, si nuestro ritmo de vida es elevado y genera estrés, echar mano de técnicas de relajación y/o respiración.

El psicólogo también puede enseñarnos este tipo de recursos.

Por último, y teniendo el cuenta la parte -social-, es fundamental analizar qué factores de protección tengo en mi vida a nivel social.

¿Cuento con amigos que me sirvan de apoyo y que me proporcionen momentos de ocio, tengo un entorno familiar positivo que pueda servirme también como factor de apoyo y protección, realizo actividades gratificantes a lo largo del día que me hagan desconectar de la rutina y el estrés, …?.

Como puedes ver, el bienestar personal depende de un complejo Biopsicosocial que, si se cuida, se tiene en cuenta y se consigue equilibrar, podrá proporcionarnos un nivel de salud física y mental superior y de mayor calidad.

http://www.amayamarcospsicologa.com